GRUPO APOCALIPSIS URUGUAY

Carta del editor

IDENTIDAD

 

INTRODUCCIÓN:
Cuando hablamos de identidad lo primero que viene a la memoria, es la Cedula de Identidad tanto de Uruguay como el DNI de Argentina.

Cuando digo identidad es lo que me define, esto es decir la forma de pensar, hablar, caminar, vestir y actuar.
Me define quien soy.
Muchas de las veces buscamos nuestra identidad, pero el problema con esto es que buscamos a nuestro alrededor y no en lugar de insertarnos en la palabra de Dios o preguntarle a Dios cual es mi identidad, cual es nuestra identidad, esto ocurre tanto porque no conocemos del Señor o porque en cierto caso no nos hemos topado con esta palabra pequeña pero que tiene un gran peso en mi transcurso de mi vida.

Hay identidades con las que nacemos como por ejemplo la de hijo.
Y hay otras que las buscamos, las buscamos por varias razones entre ellas están para ser aceptados, llamar la atención, ser diferentes, ser alguien, sentirse identificado con algo, etc.

DESARROLLO:
Busquen Hechos 7: 9-14

Hechos 7: 9-14 NVI
Por envidia los patriarcas vendieron a José como esclavo, quien fue llevado a Egipto; pero Dios estaba con él y lo libró de todas sus desgracias. Le dio sabiduría para ganarse el favor del faraón, rey de Egipto, que lo nombró gobernador del país y del palacio real. Hubo entonces un hambre que azotó a todo Egipto y a Canaán, causando mucho sufrimiento, y nuestros antepasados no encontraban alimentos. Al enterarse Jacob de que había comida en Egipto, mandó allá a nuestros antepasados en una primera visita. En la segunda, José se dio a conocer a sus hermanos, y el faraón supo del origen de José. Después de esto, José mandó llamar a su padre Jacob y a toda su familia, setenta y cinco personas en total.
Hechos 7: 9-14 y RV1960

JOSE: (su significado es “quitar”. eliminación la vergüenza de la esterilidad de Raquel)  

A leer los textos de Génesis desde el capitulo 37 al 50 vemos una gran historia, un gran relato bíblico, pero no es solo esto.
La escrituras, es más en su esencia misma que la propia lectura rutinaria para llenar un día a la vez.
Las promesas de Dios que le dan al cristiano una visión clara de futuro que marcará su presente.
Es algo que destaca en la vida de José.
Éste, resistió tanto al sufrimiento como a las tentaciones por tener los ojos fijos en Dios y en sus promesas.
En el capítulo 37 del libro de Génesis nos relata los sueños de José, primero el sueña de que están recogiendo espiga y una vez que todo sus hermanos comienzan a juntarse para formar los atados de espigas, dichas espigas comienzan a inclinándose hacia él.
Esto soñó José, y les cuenta a sus hermanos y para colmo de males para sus hermanos y para la inocencia de José, aun tiene otro sueño y les conto a sus hermanos y a su padre también, sito el texto:

Génesis 37: 9-12
Y soñó aún otro sueño, y contólo á sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban á mí. Y contólo á su padre y á sus hermanos: y su padre le reprendió, y díjole: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Hemos de venir yo y tu madre, y tus hermanos, á inclinarnos á ti á tierra? Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre paraba la consideración en ello”.
Génesis 37: 9-12 RV 1909

LA OBEDIENCIA:
Génesis 37 La Biblia de las Américas (LBLA)
Y Jacob habitó en la tierra donde había peregrinado su padre, en la tierra de Canaán.
Esta es la historia de las generaciones de Jacob:
José, cuando tenía diecisiete años, apacentaba el rebaño con sus hermanos; el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre. Y José trajo a su padre malos informes sobre ellos. Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque era para él el hijo de su vejez; y le hizo una túnica de muchos colores,Y vieron sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos; por eso lo odiaban y no podían hablarle amistosamente.

José era los ojos de Jacob y la alegría de su vejes, como los abuelos con sus nietos.
Claro que si.
Aparte de mal enseñarlos.
Así era José en las manos del viejo patriarca Jacob o Israel.
José fue un joven intrépido, fuerte, valiente, sin miedo, pero con un gran temor en Jehová.
El obedecía los preceptos de su padre Israel, así lo era ante Dios.
Él aprendió minuciosamente todo lo que Jacob le decía, lo que le contaba y le recordaba cada día a José.

“Y dijo Israel a José: Tus hermanos apacientan las ovejas en Siquem: ven, y te enviaré a ellos. Y él respondió: Heme aquí” (Génesis 37:13).
“Heme aquí, envíame a mí.”
Samuel la escucho.
Jeremías también.
Elías escuchó y puso en acción desde la caverna que él estaba escondido.
Heme aquí..
Esta contestación de llamado no son todas iguales.
Con esta actitud de obediencia en José frente a la reacción que tenía sus hermano por elección de su padre Israel, él estaba dispuesto a ir a ver que estaban haciendo y como estaban sus hermanos en Siquem.
José obediente fue a llevarle los alimentos y ver que estaban haciendo sus hermanos.
No olvidemos que Rubén era el primogénito.
Pero Israel se empecino enseñarle todo a José por amor a Raquel, pero no le brindo lo mismo a Rubén ya que era hijo de Lea.
Pero sucedió esto por la pureza que tenía José.

SU PUREZA:
Su pureza moral.
Cuando José fue llevado a Egipto, un egipcio llamado Potifar lo compró a los ismaelitas. 
Potifar era funcionario del faraón y capitán de su guardia faraónica.
Una vez dentro de la casa del capitán faraónico, José paso ser el administrador de todo lo que había dentro de su casa, menos la mujer de Potifar se dio cuenta que:

“Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.” (Genesis 39:3)
y también
“Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo.” (Genesis 39:5).

La mujer de entrada ya le puso los ojos y ya se imagino la película.

“Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo:
Duerme conmigo.” (Génesis 39:7)
“Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?”  (Génesis 39:8-9).

La tentación le golpeo a la puerta de José, una y otra vez, pero él no decayó.
La mujer no era cualquier mujer.
Era una mujer de sociedad, estamos hablando de la señora de Potifar.
Supongo que era una mujer hermosa y de buenos tratos desde sus doncellas.
Bien vestida, bueno perfumes afrodisíacos.
Mire no era las mujeres de los ministros que hoy están en nuestro gobierno, mujeres que hay que traerles un camión de maquillaje y una grúa para estirarle no solo la cara, sino todo el cuerpo.
La mujer de Potifar era una mujer bien portada todo en su lugar, así describe en la escritura, no la estoy insinuando o delirando.
José no cayó en la seducción y palabrerías de la mujer de su amo Potifar.
José hubiera pensado.
Estoy lejos de casa puedo tirarme una caña al aires.
Estoy en el exilio.
Además soy esclavo y se me está dando una orden,
Mi padre no está para saber lo que hago.
¿Por qué no vivir el momento del placer?
Pero se tomo de los preceptos de Dios y de las promesas que en el tiempo que vivió y estuvo aprendiendo de lo que Israel o Jacob su padre le decía, le insistía cada día.
Una costumbre de vida apegada a Jehová, al temor de su creador.
Pero no decayó, puso su mirar en Dios.
¿Pero como puede ser eso, puede ser posible, aguantar la tentación de una mujer o hombre?
Claro que sí.
No es ninguna fabula, o cuento, lo que pasa es que leemos la palabra de Dios y no vivimos la esencia de la palabra de Dios hoy. 
Si en verdad tengo a Cristo en mi corazón, en un pestañeo saltan todas las promesas en mi mente como le paso a José.
Como le pasa al joven que se toma de los preceptos de la escritura que le fue enseñado desde su niñez, porque fue escrito recordándole cada día.
El joven que ha aceptado a Cristo como su único Salvador y su Señor no importa la tentación o aspecto de pecado que sea corpóreo, ya que él:
“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.
Salmo 1:3

Proverbios 22:6 (RVR1960)
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. 

El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído, no es mía, sino del Padre que me envió. Estas cosas os he hablado estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, al cual el Padre enviará en mi nombre, aquel os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho…
Juan 14: 24 al 26

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.
Efesios 4:30

¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.
1 Corintios 6:19

Hoy tenesmo el espíritu santo que, nos hace recordad cada momento.

Su Actitud:
Pero la actitud de José nos da una gran lección a nosotros.
El en ningún momento se quejo, no se airó, no insulto a Dios en cuello y no dijo nada:
Cuando fue tirado a la cisterna no le recrimino a Dios
Cuando fue vendido por 20 piezas de plata a los ismaelitas. Tampoco.
Cuando fue vendido en el mercado de esclavo a Potifar
Cuando la mujer de Potifar lo sedujo, el no recriminó
Para colmo de males, cayó en la cárcel, ¿dijo algo?
El resto de la historia ya la conocemos y no es preciso recalcarla.

CONCLUCIÓN:
José entendió la providencia de Dios, José desarrollo una identidad de vida:
Su Humildad.   Frente al faraón interpretando el sueño.
Su Valentía.     Demostrando al faraón una solución lógica
Su Paciencia.   En esperar que la voluntad de Dios se cumpliría a reflejo de los sueños que le   
fueron revelados antes de llegar a Egipto.
Su Compasión. Benjamin (Genesis 45:14-15) (Genesis 46:29)
Su Perdón.       Por la acción que tuvieron los hermanos hacia él.
En la providencia. Fue manifiesta para que todo fuera como él quiso. 
Mucho antes que Jesús orara:
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34).
Y mucho antes que Esteban hiciera lo mismo, 
Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Hechos 7:60
Su esperanza: El escritor de Hebreos dice de José:
Por la fe José, al morir, mencionó la salida de
                    los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.”
Hebreos 11:22.

Daniel Batista

 

“Y les dijo: Id por todo el mundo; predicad el evangelio á toda criatura. 

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” Mateo 16:15-16.

GrupoApocalipsisUruguay2017